Comprar saco de dormir: ¿qué comprar en 2018?

Actualizado en noviembre, 2018 por Juan Rovira
autor

Si quieres comprar saco de dormir y te preguntas cuál y qué, te tenemos cubierto. Hemos hecho una comparativa de los mejores en calidad-precio, una guía y también… Una encuesta a nuestros lectores. Los que habían comprado uno en los últimos meses votaron el suyo, estos fueron los 5 ganadores.

Bestseller No. 1
Saco de Dormir Tipo Momia (300 g/m²) 3-4 Estaciones. Capucha y Cuello con cordón
  • Cuenta con funda interna para los objetos de valor como teléfonos móviles, un sistema de cremalleras dobles...
Bestseller No. 2
Mountain Warehouse Saco de dormir Summit 250
  • 3/4 estaciones: ideal para usarlo en otoño e invierno
¡Oferta!Bestseller No. 3
KeenFlex Saco de Dormir Tipo Momia para 3-4 Estaciones Extra cálido y Ligero, Compacto, Resistente...
  • DUERME CÓMODAMENTE - Da igual si estás de acampada o en tu festival favorito, este amplio saco de dormir te...
¡Oferta!Bestseller No. 4

Ahora vamos a ver los 3 sacos de dormir que consideramos nuestros favoritos. Pero claro, considera tanto los anteriores elegidos por nuestros lectores, como los que a nosotros nos gustan más.

Hemos considerado más de 100 sacos de dormir y dedicado muchas horas a elegir de forma cuidadosa los mejores. En última instancia, escogimos los sacos de dormir que nos gustaron por distintos motivos.

De esta forma, nuestro análisis incluye una selección de los mejores sacos de dormir orientados al excursionismo, para que así puedas saber qué saco de dormir comprar.

Mejor saco de dormir tipo momia

Terra Hiker Saco de Dormir Momia, Bolsa de Dormir por 4 Temporadas, -10 °C-10 °C, 210 cm x 85 cm,...
  • CALIENTE Y CÓMODO: Lleno de algodón suave y transpirable para asegurar una temperatura óptima para que se...

Se trata de un saco de dormir increíble, realmente grande y cálido.

Lo compré para mí, pero no había tenido ocasión de usarlo. El motivo es que un amigo me preguntó si tenía algún saco de dormir que prestarle para pasar un fin de semana de caravana, y le había dejado éste porque era el único que tenía.

Después de ese fin de semana me lo devolvió y le pregunté qué tal le fue. Me dijo que le había parecido increíble, y me preguntó que dónde lo había comprado. De hecho, quería comprarse uno para él, porque no podía creer que fuera tan barato. En su caso, tenía otro más caro y que no era tan cálido.

Así que al final acabé probándolo yo mismo. El material interno proporciona una sensación realmente buena en el contacto con la piel, y las cremalleras parecen de alta gama y de una calidad muy buena.

Eso sí, tuve problemas para meter el saco de dormir en su bolsa original, ya que el saco es realmente grande. De hecho, ni siquiera sé cómo se las arreglaron para meterlo en la bolsa en primer lugar, ya que yo no lo conseguí: acabé metiéndolo sólo a medias en la bolsa y guardándolo en el armario para la próxima vez, porque volveré a usarlo.

En general, es un saco de dormir realmente bueno, con un tacto agradable para la piel. Además, es largo y cómodo, y bastante cálido.

Así que estoy bastante satisfecho con su excelente calidad. Me parece perfecto si quieres comprar un saco de dormir para ir de acampada o simplemente para tenerlo de repuesto. Su diseño está muy bien pensado, incluso en lo que respecta a las correas ajustables de la bolsa de almacenamiento.

Me encanta que cubra los hombros y el cuello, ya que se me enfrían mucho los hombros cuando empieza a caer la temperatura. El tacto y la textura de este saco de dormir son excelentes. Además, no da sensación de plástico como ocurre con otros sacos. De hecho, incluso estoy planteándome comprar otro para tener un par de ellos iguales.

Mejor calidad-precio para niños y tipo rectangular

The Body Source - Saco de dormir rectangular (ligero)
  • Relleno abrigado del interior de 200 g/m² y capa exterior de poliéster 170T

Este saco de dormir es estupendo. Lo llevé a la despedida de soltero de mi amigo y resultó perfecto. Es ligero y compacto, por lo que resulta muy fácil de meter en una mochila y viajar con él.

Pero no te preocupes, su peso y su tamaño no afectan a lo más importante: ¡la comodidad y la calidez! Este saco de dormir proporciona ambas cualidades a montones.

También lo llevé de acampada a una excursión en bicicleta con unos amigos el último fin de semana. Me pareció la oportunidad perfecta para probarlo más en serio.

Sin duda alguna es ligero, y no añadía demasiado peso en mi mochila. Además, me mantuvo cómodo y caliente durante toda la noche.

saco de dormirAl final he comprado un par de ellos para mis hijos. Al cortar las etiquetas de uno de ellos, le hice de forma accidental una pequeña rasgadura de algo más de medio centímetro, pero pude repararla.

El relleno es de algo parecido a algodón sintético y, como dije, es ligero y cálido.

Por lo tanto, estos sacos de dormir son geniales si te preocupa el espacio en tu excursión, ya que ocupan poco cuando están plegados. Mis hijos los han probado y les encantan, aunque todavía no hemos ido de acampada. Así que si estás pensando qué saco de dormir comprar para tus hijos, ésta es una excelente opción.

Mejor saco de dormir para parejas

¿Qué saco de dormir comprar? Guía completa

Verano

Los sacos de dormir para el verano son adecuados para temperaturas de alrededor de -1°C y superiores. Son ligeros (porque tienen menos aislamiento, lo que significa menos peso) y se pueden comprimir hasta tener un tamaño diminuto (a menudo tan pequeño como un melón).

Los sacos de dormir para el verano suelen tener cremalleras de arriba a abajo, lo que permite abrirlos casi por completo para ventilarlos (o usarlos como un edredón) tras una noche con humedad.

La mayoría de los sacos de dormir para el verano son sencillos y no tienen demasiadas florituras.

Por ejemplo, en las noches cálidas de julio no tendrás mucha necesidad de una capucha o un ceñidor de cabeza (luego incluiremos descripciones de las características), así que, ¿por qué pagar por cosas que no necesitas?

Tres temporadas

Ideales para temperaturas de unos -7°C y superiores, estos sacos de dormir son más aptos para las excursiones de primavera y otoño.

También son adecuados para dormir en zonas de alta montaña en verano, cuando las temperaturas nocturnas pueden caer por debajo del punto de congelación.

Los sacos de dormir de tres temporadas buenos disponen de características adicionales para combatir las temperaturas más frías, como capuchas ajustables, ceñidores de cabeza y cremalleras con solapa (sigue leyendo para ver descripciones de las características).

Invierno

Estos sacos esponjosos son buenos para temperaturas de unos -7°C e inferiores. Tienen todas las características de un saco de tres temporadas (capuchas ajustables, ceñidores para la cabeza, cremalleras con solapa), pero están reforzados con más aislamiento.

Los sacos de invierno son siempre voluminosos para meter en la mochila, así que te conviene comprar una buena bolsa de compresión para que te sea más fácil dominarlo.

Especificaciones de temperaturas

Todos los sacos de dormir tienen especificaciones de temperaturas que indican la temperatura mínima que el saco está diseñado para soportar.

Sin embargo, estas especificaciones deberían cogerse con pinzas, porque a día de hoy no existe ningún método estándar y universal para determinarlas.

Esto significa que los fabricantes son libres de asegurar lo que quieran en relación a la calidez de los sacos.

En la mayoría de los casos, estas afirmaciones son realistas. Sin embargo, hay casos en los que las especificaciones de temperaturas son optimistas.

En Europa se ha adoptado ampliamente un sistema estandarizado de medición, llamado EN 13537. Ha sido adoptado incluso por fabricantes de sacos de EEUU (y otros tienen planeado hacerlo). Este sistema asigna a los sacos de dormir una serie de especificaciones:

  • Límite superior = la temperatura del aire más elevada a la cual el hombre medio puede dormir cómodamente.
  • Confort = la temperatura del aire más baja a la cual la mujer media puede dormir con comodidad.
  • Límite inferior = la temperatura del aire más baja a la que el hombre medio puede dormir cómodamente.

Estas especificaciones se establecen después de un conjunto de pruebas estandarizadas usando un maniquí con sensores de temperatura.

Sin embargo, hasta que se adopte un estándar de temperaturas universal, lo mejor que puedes hacer es usar las especificaciones de temperatura como un punto de partida y guiarte por tu instinto.

Si sabes que pasas frío por la noche y un saco de dormir te parece demasiado fino, opta por comprar un saco de dormir más grueso.

Tipo de aislamiento

Una de las primeras decisiones a las que te enfrentarás es ésta: ¿plumón o sintético? Aquí tienes las diferencias, las ventajas y los inconvenientes de ambos:

Plumón

El plumón es el aislamiento más ligero y eficaz que puedes conseguir. También es el más compresible (una gran ventaja para los mochileros que lleven mucha carga) y retiene su firmeza (y, por lo tanto, su capacidad aislante) durante más tiempo que el sintético.

El plumón suele ser más caro que el aislamiento sintético, pero también depende de su capacidad de relleno, que es una manera de valorar la calidad del plumón.

La capacidad de relleno varía entre alrededor de 600 y 900.

Este número se refiere a la cantidad de pulgadas cúbicas (una pulgada son 2,54 centímetros) que ocupa una onza (28,35 gramos) de plumón dentro de un cilindro medidor transparente.

Y como el plumón más cálido es el más firme, cuanto mayor sea este número más caliente vas a estar.

Sintético

Existen muchos tipos distintos de aislamiento sintético, pero suele estar hecho de poliéster esponjoso que no absorbe agua, lo que lo convierte en una opción inteligente para cualquiera que pueda verse acampando en condiciones de humedad.

Los sacos sintéticos suelen ser más voluminosos y pesados, pero también son mucho menos caros. Por lo tanto, pueden ser la mejor opción si quieres comprar un saco de dormir barato.

Eligiendo la funda adecuada para el saco de dormir

En realidad, esto se reduce a una decisión: ¿necesitas un saco impermeable o no?

Sólo responde “sí” en caso de que realmente necesites ese nivel de protección: si sueles acampar sin una tienda, por ejemplo, o si vives en lugares donde suela llover. Si decides que necesitas una funda impermeable, tendrás que pagar por ella (hasta 100 € más).

Un saco impermeable debe meterse en una funda que esté hecha de un tejido que sea al mismo tiempo impermeable y transpirable (de forma similar a un chubasquero).

Si el tejido no transpira, aunque te proteja de la lluvia, pronto estarás durmiendo en un charco de tu propio sudor. Las costuras de los sacos impermeables deben ser estancas para que el agua no se meta dentro.

Formas de sacos de dormir

Existen sacos de dormir de distintas formas, y cada una está diseñada para adaptarse a un tipo distinto de campista.

Momia

Al tener un corte estrecho a lo largo de la zona de las piernas y los pies, los sacos de tipo momia proporcionan la máxima eficiencia térmica. La principal función de un saco de dormir es contener el calor que tu cuerpo genera.

De esta forma, cuando el espacio interior es más pequeño, el saco es más eficiente.

Aunque la mayoría de los sacos de dormir tipo momia tienen un montón de espacio para los hombros y el torso, quienes tengan un sueño movido o sean más fornidos puede que estén más cómodos en un saco de otro tipo.

Otra ventaja de los sacos de dormir tipo momia: como utilizan menos materiales y aislamiento, tienen un peso más pequeño y ocupan menos espacio en la mochila.

Rectangular

Al no tener un estrechamiento en la zona de las piernas, los sacos de dormir rectangulares no son tan eficientes desde un punto de vista térmico.

Sin embargo, son los más adecuados para acampar en el jardín o para fiestas de pijamas en el sótano.

Semi-rectangular

Se trata de un término medio entre los sacos rectangulares y los de tipo momia.

Son una buena opción para campistas que no están cómodos con el confinamiento de un saco tipo momia pero necesitan más calidez que la que ofrece un saco rectangular.

Son más voluminosos y pesados que los de tipo momia, pero ocupan algo menos de espacio. Por lo tanto, pueden ser una buena opción si estás dudando sobre qué saco de dormir comprar.

Midiendo tu saco de dormir

Estamos hablando de un saco de dormir, por lo que no tiene que quedar totalmente apretado. Así es como puedes asegurarte de que tu saco se ajusta a la perfección para pasar la mejor noche de sueño:

  1. Prueba antes de comprar.Métete en tantos sacos de dormir como puedas, llevando las capas de ropa adecuadas, para así hacerte una idea general de la manera en que se ajusta cada marca y tipo.
  2. Incluye la esterilla.Si un saco tiene una funda o correas para una esterilla, equípalo con ella en la tienda, ya que una esterilla reducirá el volumen interior del saco, de forma que acabará afectando a su ajuste.
  3. Comprueba los cierres.Cierra la cremallera, ábrela y vuelve a cerrarla. Si una cremallera se atasca en ese momento, lo hará cuando estés en el campo. Cierra la capucha y el ceñidor de cabeza. Comprueba que se ajuste de forma cómoda, que esté ceñido alrededor de tu cabeza, que no haya ninguna tira de velcro que te roce las mejillas. Asegúrate también de que puedes salir fácilmente del saco.
  4. Rueda.Si sueles tener frío al dormir o acampas con tiempo frío, opta por un ajuste más ceñido. Por contra, si sueles moverte al dormir o duermes de lado, asegúrate de que puedes girar tu cuerpo con comodidad.

Terminología a saber antes de comprar sacos de dormir

La funda contiene y protege el aislamiento, bloquea el viento y repele la humedad.

Una capucha resulta clave para mantenerte caliente con temperaturas frías. Busca que tenga cordones de ajuste fáciles de alcanzar y velcro que se cierre sobre sí mismo y no te arañe.

El ceñidor de cabeza es una solapa en la abertura del cuello que atrapa el calor y evita las corrientes de aire. Es especialmente importante en sacos diseñados para temperaturas de -7°C o inferiores.

Algunos sacos tienen un collar térmico en vez de un ceñidor para la cabeza. Se trata de un tubo con aislamiento en forma de U que se sujeta libremente alrededor del cuello para bloquear las corrientes de aire.

Busca que el saco tenga una base con paredes que permitan que tus pies tengan espacio para moverse y que no presionen en el aislamiento para generar puntos fríos.

El aislamiento o relleno es el alma de cualquier saco de dormir. Cuanto más firme sea el relleno, más cálido será el saco.

Comprueba que la cremallera se desplace con suavidad y que use un tejido reforzado que evite que se atasque. Algunos sacos tienen una cremallera en el centro, lo que ahorra peso y te permite sentarte para realizar tareas.

El tubo de aislamiento contra las corrientes de aire (a veces son dos tubos) está debajo de la cremallera para evitar que el aire se cuele.

Los sacos de plumón tienen compartimentos interiores que evitan que el aislamiento se desplace o se apelmace.

Las correas o fundas para la esterilla están situadas en la parte inferior del saco para evitar que la esterilla se desplace.

Por último, los sacos de dormir con cremalleras más cortas suelen tener respiraderos para los pies con el objetivo de maximizar la ventilación.

Lavando tu saco de dormir

Sigue estos pasos para mantener tu saco en las mejores condiciones:

  1. Lee la etiqueta o busca consejo en la web del fabricante. Si esas instrucciones contradicen los consejos mostrados a continuación, sigue las pautas del fabricante.
  2. Ciérralo todo. Cierra todas las cremalleras y pon el saco del revés, de forma que la parte interna queda hacia fuera. De esta manera, se podrán lavar los restos de grasa corporal.
  3. Usa el jabón adecuado. Para el plumón, opta por un producto de limpieza específico que no elimine los aceites esenciales de las plumas.
  4. Lávalo. Lávalo a mano en una bañera o en una lavadora de carga frontal. El agitador de las lavadoras de carga superior puede rasgar los compartimentos del relleno. Elige siempre un ciclo para ropa delicada con agua fría. Después de completar un ciclo, realiza uno o dos aclarados adicionales para eliminar el jabón.
  5. Sácalo con cuidado. Sujeta el saco por debajo para evitar que el relleno empapado desgarre las costuras. Tiéndelo a lo largo en un tendedero hasta que haya desaparecido la mayoría del peso del agua.
  6. Sécalo. Mete el saco húmedo en una secadora grande de una lavandería autoservicio. Sécalo a baja temperatura y compruébalo frecuentemente. En el caso de los sacos de plumón, sácalos cada 30 minutos para distribuir las plumas. Cuando vuelvas a casa, deja tu saco abierto durante unos días. Cuando lo guardes, asegúrate de usar una bolsa o una funda de almohada grande de algodón, y no la bolsa pequeña de nylon que utilizas en las excursiones.
Comprar saco de dormir: ¿qué comprar en 2018?
5 (100%) 1 vote